MI FAMILIA ESPAÑOLES

HOLA: La idea de crear este blog es para ayudar a los que necesiten buscar datos de sus familiares víctimas, desaparecidos, fusilados o muertos durante o despues de la guerra civil española.
Yo estuve buscando por muchos meses a los hermanos de mi abuelo José, que creímos desaparecidos en Algeciras en el año 1938, yá que la última noticia que habíamos tenido de ellos fué en esa época y les aseguro que cuando uno recién empieza a buscar no sabe por donde. Y realmente fueron muchas las horas que busqué en listados de internet distintos y eran tantos los enlaces que me perdía y yá no sabía si los había leido o no, por las dudas los volvía a leer y así pasaban los días, por eso pensé en hacer un blog que les pueda facilitar la tarea, yá que uno tiene mucha angustia y desesperación por la injusticia, por los seres queridos que ya no están y que uno no sabe que ha pasado con ellos y quiere recuperar el cuerpo, quizás todavía en una fosa o quién sabe donde. Además en este tiempo descubrí foros donde la gente se ayuda en la misma lucha y se dan fuerza para seguir adelante, vale la pena conocerlos, todo es sin interés solamente la justicia y que nuestros seres queridos descansen en paz. Gracias a Antonio G. que me incentivó para seguir y gracias al párroco de una iglesia y su ayudante pudimos encontrar a parte de nuestra familia, hermanos de mi abuelo fallecidos pero no a causa de la guerra civil e hijos de Salvador que están vivos.

ESPAÑA

23 sept. 2009

Fosas comunes en el Llano de las Brujas

Los 12 primeros de los pozos del olvido

Hallados en Gran Canaria los cuerpos de un grupo de fusilados en 1937

JOSÉ NARANJO - Las Palmas -

 fosas en el Llano de las Brujas

"Nuestras madres tenían razón, los restos estaban ahí abajo", decía ayer una emocionada Pino Sosa. Cuando tenía sólo cinco años, la presidenta de la Asociación por la Memoria Histórica de Arucas acompañaba en secreto a su madre hasta la boca de un pozo próximo a su casa. Una vez allí, igual que hacían otras mujeres del pueblo en honor a sus maridos, arrojaban margaritas silvestres y rezaban oraciones furtivas por el alma de su padre, el latonero José Sosa Déniz, quien una noche de finales de marzo de 1937 fue secuestrado, asesinado y arrojado a su interior, según le contaba su madre. Ayer, casi 71 años después, han comenzado a desvelarse detalles de los asesinatos cometidos por el régimen franquista en el norte de Gran Canaria con la publicación de una fotografía en la que se ven los restos de 12 cuerpos en el fondo de este pozo.

La excavación en el Llano de las Brujas, en Arucas (Gran Canaria, 36.000 habitantes), comenzó el 16 de junio gracias a una financiación de 300.000 euros del Gobierno canario. Los primeros restos humanos empezaron a emerger hace un mes, tras la retirada de tres metros de tierra y cal viva que fueron echadas sobre los cadáveres para ocultar los crímenes. Además de los cuerpos, tres de los cuales presentan heridas de bala en la mandíbula, sien y vértebras, en el fondo y en los alrededores han aparecido tres casquillos, una bala, medallas, hebillas, botones y suelas.

De los cadáveres encontrados, 10 conforman un primer nivel de la excavación, situado a unos 55 metros de profundidad, y otros dos están por debajo, lo que apunta a la presencia de más cuerpos en niveles inferiores. "Creemos que hasta 27 personas pudieron ser arrojadas a este pozo", aseguraba ayer el investigador Sergio Millares, miembro de la Comisión para la Determinación de Desaparecidos en Canarias. "Esto confirma que la información oral de Arucas no estaba equivocada".

Según esta misma tradición oral, algunos de los represaliados fueron arrojados a este pozo aún con vida, pues vecinos aseguraron haber escuchado lamentos que procedían del interior del mismo en los días posteriores a las desapariciones. A partir de ahora, además de proseguir con la excavación, dará comienzo la extracción de ADN de los dos primeros cadáveres sacados ayer mismo del pozo y su cotejo con las muestras ya recogidas a decenas de familiares que buscan a sus padres o abuelos. Sólo de Arucas se tiene constancia de 66 desaparecidos, además de otros 13 de Gáldar y 28 de Agaete, es decir, más de un centenar sólo en el norte de la isla de Gran Canaria.

La gran mayoría de ellos fueron asesinados entre el 18 de marzo y el 4 de abril de 1937, en una de las más crueles oleadas de represión franquista que se vivió en Gran Canaria. Según Sergio Millares, "no se trataba de personas con una especial significación política, más bien sindicalistas y gente que había participado en alguna huelga o manifestación. Los sacaron del campo de concentración para luego secuestrarlos de sus casas y matarlos aquí". Arucas cuenta con otros tres pozos del olvido donde se sospecha que pudiera haber más cadáveres, así como una sima volcánica en el municipio de Telde, de la que ya se extrajo un cráneo con un agujero de bala en los años sesenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar un comentario si lo deseas